!MI HIJO NO VA A VIVIR DEL FUTBOL!


Típica frase que la oyen a diario miles de entrenadores de chicos del fútbol base, en algunos casos, dichas por padres que se lo dicen al entrenador para ponerlos en un compromiso, ya sea porque quieren que sus hijos sigan jugando como los demás pero, eso sí, sin tener el compromiso y la obligación del resto; o ya sea como una simple escusa, porque como saben que el niño tiene poco nivel, así se consuelan a ellos mismos, y evitan que los chicos (y sobre todo ellos mismos) tengan que esforzarse.

”A mi hijo le apasiona el fútbol. Vamos no puede vivir sin él, pero debe ir a la academia, y como del fútbol no va a vivir, pues para que se lo tengas en cuenta”

Estamos de acuerdo que del fútbol es muy complicado vivir, y que los niños deben estudiar, en eso creo que todos los que somos padres tenemos las mismas prioridades, pero salvado ese punto, hay algunas preguntas que entiendo debemos hacernos para que después cada uno razonablemente pueda pensar sobre la educación de sus hijos :

¿Hace falta poner al entrenador entre la espada y la pared con comentarios así?

¿Es una falta de compromiso por parte de vuestro hijo el que no estudie lo suficiente?

¿Realmente es necesario que tras el horario escolar, con la carga lectiva que ya tiene, que encima los llevemos 2 o 3 días por semana a una academia?

¿Es culpa del deporte que no estudie?, o quizá debamos preocuparnos por otras posibles causas, como que no esté a gusto en el colegio y su entorno, que el profesorado de ese centro no sepa motivarlo adecuadamente, que no tenga una buena metodología de estudio, etc …

Con esto no se quiere decir que necesariamente al niño le tenga que dar tiempo suficiente para estudiar y hacer deporte (hay ocasiones que los profesores se pasan con la cantidad de tarea que encargan), pero sí que debemos confiar en que tanto profesores como entrenadores suelen actuar de buena fe, y se preocupan por nuestros hijos; y que el problema igual no es que uno le pueda quitar tiempo al otro, pues ambos son complementarios y beneficiosos para su futuro tanto física como psíquicamente, sino que quizá todo radique en una falta de MOTIVACIÓN

Los niños estarán más o menos motivados dependiendo de la PASIÓN y el ENTUSIASMO con el que les enseñen, y si no les dejamos espacio para PENSAR, CREAR, CONOCERSE a ellos mismos, ¿de qué les sirve sacar buenas notas, si después no van a saber desarrollarse, ni adaptar los problemas, buscar alternativas, ser creativos?.

No obstante, debemos reiterar que los estudios son importantísimos para en un futuro tener mejores condiciones de trabajo, pero nuestros hijos necesitan saber quiénes son, en qué son buenos y así poder elegir lo que les gustaría ser, y no en lo que les impone su entorno o la sociedad que les rodea, que los pretende convertir en robots que piensen poco pero que produzcan y sean felices consumiendo.

Tal vez tu hijo no viva del futbol, o ¡SÍ!, pues vivir de él no tiene porqué ser ganar millones y millones como algunos futbolistas. Puede ser que le guste el deporte y su entorno y que estudie para ser profe de Educación Física, o Doctor en Ciencias del Deporte, etc, o que simplemente se haga entrenador como hobby y complemento para seguir disfrutando de esta su pasión que es el fútbol.

Lo que si sabemos, es que el deporte (y el futbol en concreto) les aporta a los chicos valores de COMPAÑERISMO, de GENEROSIDAD, de HUMILDAD, de FORTALEZA, de COMPROMISO, de ESFUERZO, de PERSEVERANCIA, …, valores que si después no los aplican en su vida real, por muy ingenieros, doctores, profesores, arquitectos, … que sean, terminarán siendo malos profesionales incapaces de desarrollarse tanto personal como profesionalmente.

Texto de Kike Fernández adaptado por Juan Prieto, padre de Álvaro, jugador infantil del CD WEA Sierra de Cádiz

#Valores #deportividad

Artículos recientes
  • Facebook Globe
  • Twitter Globe
  • YouTube Globe

Arcos de la Frontera

T: 663.067.942